Nuestras razones de ser ¿Compartes?

La bicicleta es un fantástico medio de transporte. Al hecho de no contaminar ni la atmosfera ni con ruidos, se le añade que mejora la salud de las personas que la utilizan. Además, las ciudades en que hay más desplazamientos en bici, tienen muchos menos gastos de mantenimiento. Por eso, la apuesta por la movilidad ciclista es una opción por la economía, de los usuarios.as y de las ciudades.

Coslada es, además, una ciudad de dimensiones reducidas que goza de un clima ideal para utilizar la bicicleta todo el año. Quienen renuncien a promover el uso de la bici están renunciando a colocar a nuestra ciudad en el siglo XXI. No hay ni una distancia que, en bicicleta supere los 15 minutos de desplazamiento y nos encontramos a tan sólo 1.800 metros del anillo ciclista de Madrid, al que deberíamos acceder con plena seguridad.

Resulta necesario que nuestra ciudad se dote de vías ciclistas seguras, cómodas y útiles, donde se pueda circular evitando conflictos con otros usuarios de la vía pública. Igualmente, deben habilitarse aparcabicicletas donde se aparque de forma segura y cómoda.

Todas las personas, incluida la población infantil, tienen derecho a circular en bicicleta, a gozar de seguridad en sus desplazamientos y a recibir la formación vial que se requiera para hacerlo con seguridad.

La ciudad necesita de medidas para la pacificación del tráfico motorizado, zonas 30, que faciliten el desenvolvimiento de la bicicleta en la trama urbana y que eviten agresiones a los peatones. La red de vías ciclistas debe incorporarse en el Planeamiento Urbanístico y estratégico Municipal, desde su elaboración hasta su desarrollo y ejecución.

Las actuaciones políticas y administrativas para el fomento del uso de la bicicleta no deben improvisarse si ser meros retales que se juntan aleatoriamente. Queremos un Plan de Movilidad Ciclista que cuente con la presencia activa de los agentes sociales y económicos, de organizaciones y colectivos, representativos de intereses sociales, garantizando una participación ciudadana real y efectiva.

El Ayuntamiento de Coslada debe destinar recursos y dotar suficientemente proyectos, obras y demás iniciativas que fomenten el uso de la bicicleta como medio de transporte, así como para desarrollar programas sectoriales en educación, salud, ocio, medio ambiente, eficiencia energética, etc. que ayuden a crear una nueva cultura de la bicicleta. Invertir en el uso de la bici no es una parte del problema económico actual sino, seguramente, es parte de la solución.

Nos gustaría que nuestra ciudad contara con un parque de Bicicletas Públicas como una nueva forma complementaria de estimular el uso de la bicicleta y como elemento cohesionador de la intermodalidad. Y, por supuesto, que existieran aparcabicis seguros que permitan combinar el uso de la bici con el de otros transportes públicos. Esto es especialmente urgente en la estación de Coslada-Central.

El fomento de la bici no es sólo competencia de las administraciones. Nosotros y nosotra, los ciclistas, debemos involucrarnos en campañas de comunicación y difusión y poner en marcha iniciativas ejemplares de buenas prácticas. Por eso hemos optado por constituirnos en Asociación Ciudadana.

Coslada, septiembre de 2010